Powerboat P1 Vigo 2008

La ciudad de Vigo en la costa occidental de España acoge al Gran Premio de España del Mar - una nueva adición al calendario para 2008 de Powerboat P1. Flanqueado por la extensión del Océano Atlántico, el puerto y su vibrante industria de pesca - uno de los más grandes del mundo - es bien conocido por su cultura náutica, mientras que el paisaje local es realmente espectacular.  

En la competición participan 20 equipos de todo el mundo con unos 50 pilotos. Los barcos pueden alcanzar en la ría de Vigo los 260 kilómetros por hora. En el puerto se realizaron las dos carreras sprint mientras que frente a la playa de Samil se hicieron las carreras endurance. Hubo sesiones de carreras por la mañana y por la tarde el sábado y el domingo donde se demostró por qué se dice que la powerboat es la competición más trepidante que se realiza sobre el agua. 

Los monocascos se dividen en dos clases: la Supersport, que aglutina a todas las embarcaciones del mercado arregladas para la ocasión, y la Evolution, con prototipos diseñados exclusivamente para la competición. A bordo de cada una viajan un mínimo de dos tripulantes: el piloto, cuya misión es manejar el volante, y el throttleman, que controla el acelerador. Este último debe exprimir al máximo la velocidad sin superar el límite marcado por la organización para garantizar la seguridad. En caso de sobrepasarlo, quedarán descalificados.

En total dieciocho pilotos, integrantes de equipos procedentes de todo el mund. La pool position del viernes fue la encargada de marcar el orden en el que partirían los pilotos en las pruebas que se disputaron el sábado y el domingo.

La competición aglutina dos grandes modalidades de carrera. El sábado es el turno del sprint, con un recorrido que depara giros espectaculares. Por la mañana, a las 11.30, entraron en liza las embarcaciones de la clase SuperSport. Desde las 16.30, la ría acogió la misma prueba para la clase Evolution. Y si el sábado se buscaba al más rápido, el domingo el triunfo sería para el que mejor resista en la larga distancia. La carrera Endurance, que así se le llama, mantiene los mismos horarios, en función de cada clase, que las pruebas del sábado.

Durante los tres días que duró la competición, la organización presentó actividades complementarias de carácter lúdico. No faltaron los conciertos, los fuegos artificiales ni las exposiciones. Además, se instalaron pantallas gigantes on line para seguir las pruebas y los pilotos se presentaron en varias ocasiones para firmar autógrafos.