Los faros de las Islas Cíes

En tiempos pasados las familias de marineros exponían luces en zonas elevadas para poder orientarlos y para señalar las zonas peligrosas tanto en tierra como en el mar.

Muchos de los faros actuales han perdido su uso inicial así como sus habitantes: los fareros. En Cíes podemos ver en la isla Norte el faro de Monte Agudo y en la isla Centro el faro de porta y el faro visitadísimo faro del Monte Faro.

Faro del Monte Faro

Este faro fue construido entre 1851 y 1853 y está en la isla Centro a 178 metros de altura sobre el nivel del mar. Su acceso mediante un camino de curvas en zigzag hace de su ascensión todo un reto a la que la mayoría de los visitantes de la lista se enfrenta.

Una vez que se llega a el faro las panorámicas de los acantilados y de la isla Sur o San Martiño compensan el esfuerzo realizado.

Este faro estuvo habitado hasta los 60 con una vivienda que lo rodeaba. Los fareros eran los maestros de escuela de la isla y los niños y niñas de las Cíes tenían que subir al faro todos los días para asistir a clase. Hoy en día la vivienda original ya no existe y el faro está automatizado.

Faro da Porta

El Faro da Porta funciona con energía solar y junto a él empieza la zona de reserva de aves marinas. Las vistas de acantilados desde su situación hacen que su visita merezca la pena. Este faro es un poco más pequeño que el faro del Monte Faro.

Este faro está datado en 1918 y actualmente se pueden ver en él los paneles solares que lo alimentan.

Faro de Monte Agudo o Faro do Peito

Este pequeño faro o baliza, datado en 1904, sirve para marcar la entrada norte de la ría de Vigo junto con los faros de cabo Home en la costa del Morrazo.

Funciona de manera automática con placas solares que se pueden ver fácilmente. Este faro se encuentra en el límite de la isla Norte a partir del cual no está permitido el acceso por tratarse de un zona protegida para la cría de aves marinas.