El casco viejo de Vigo

En el reinado de Felipe IV, en 1656, se construyen las murallas de Vigo para proteger la ciudad de los saqueos. En esa época se construyen también el baluarte de A Laxe y el castillo de San Sebastián, junto a la ermita del mismo nombre.

La muralla carecía de foso, llegaba hasta el Castillo de San Sebastián y pasaba por la puerta del Sol (hoy en día), donde se encontraba la fuente de Neptuno (hoy en los jardines de Quiñones de León). La muralla bajaba por la calle Carral hasta A Laxe, donde bordeaba el mar hasta O Berbés hasta el arranque de la calle Real. Desde ahí ascendía hasta el Castillo de San Sebastián.

El mar llegaba, formando una playa, hasta los soportales del Berbés, donde los pescadores guardaban y reparaban sus barcas. Más allá la playa de San Francisco y un poco más hacia Bouzas la playa de Coia. Hoy ambas inexistentes, ya que son zonas de astilleros con relleno. La calle Canovas del Castillo estaba bajo el mar que rompía contra las rocas de A Pedra. La Alameda no existía, sino que era una gran playa.

Lo que hoy llamamos Casco Viejo de la ciudad es toda la zona que estaba dentro y en el entorno próximo a la muralla. Podemos diferenciar varias zonas como: La Rivera del Berbés, el Mercado de A Pedra, la Plaza de la Constitución, la Plaza de la Princesa, la calle Real,....