Las fuentes de Vigo (s. XVII-XVIII)

En 1840, el médico y cronista de Vigo don Nicolás Taboada Leal decía lo siguiente:

"Dentro de la ciudad de Vigo hay 4 fuentes de bastante raudal, pero solo dos de estas situadas proximamente conocidas con los nombres de Neptuno y Angelote, son de aguas potables, y aunque las dos se hallan tan inmediatas que, parecen continuación una de la otra, sin embargo el agua de esta segunda es menos freca y grata que la de la primera ( la de Neptuno)..."

La fuente de Neptuno

La primera referencia a su existencia se centra a principios del siglo XVII durante el reinado de Felipe II. En 1719 es restaurada en el reinado de Felipe V. En 1809 fue cegada temporalmente, durante la Guerra de la Independencia, con el fin de obstaculizar lo mayormente posible la estancia de los franceses en la ciudad.

En 1861 se aprueba el derribo de la muralla de Vigo para permitir su expansión. Y dichas obras de expansión afectarán a la fuente con su derribo. La fuente estaba compuesta de una gran escultura de Neptuno así como un escudo de Vigo y una placa conmemorativa de su restauración.

Hoy podemos contemplar la escultura de Neptuno así como el escudo y la placa en los jardines del Museo-Pazo Quiñones de León. Se trata pues de una de las esculturas públicas de la ciudad más antiguas.

 

La fuente del angelote

La fuente del angelote se encuentra restaurada y reconstruida en la actual plaza de la Princesa en pleno centro de Vigo. En lo alto de dicha fuente podemos contemplar el angelote que vio pasar las tropas francesas por la ciudad.

 

Bibliografía: "La Fuente de Neptuno" (por Miguel Angel Fernandez). Revista de Castrelos III-IV (1990-1991) 343-354