Arte en la calle: Igor Mitoraj (2006)

En noviembre-diciembre de 2006 Vigo tubo en sus calles veintidós esculturas de bronce gigantes que conforman la exposición del artista polaco Igor Mitoraj titulada "Arte en la calle. Igor Mitoraj en Vigo"

La distribución de las obras respondió a las indicaciones del propio artista, que pretendía transformar el paisaje urbano habitual y establecer una fuerte empatía con aquellos que las observasen. Entre los espacios elegidos estaban las plazas de la Constitución y de la Princesa y las calles Príncipe, Reconquista y Areal.

Igor Mitoraj ha protagonizado numerosas exposiciones e intervenciones de arte en la calle, recuperando con su obra el espíritu de la arte de Grecia, Roma y de los grandes maestros de la escultura del Renacimiento. Sus enigmáticas imágenes de dioses, héroes y figuras mitológicas tomaron las calles de Vigo gracias a una iniciativa de la Obra Social "A Caixa".

La muestra pasó por varias ciudades de España. Ya estuvo en Granada, Valencia, Palma de Mallorca, Sevilla, Madrid y Barcelona.

Igor Mitoraj nació en Oederan (actual Alemania), en 1944, aunque al poco tiempo se trasladó con su familia, de origen polaco, a Cracovia. Estudió en la Escuela de Arte y la Academia de Arte de Cracovia con el pintor, escenógrafo y dramaturgo Tadeusz Kantor, y continuó su formación en la Escuela Nacional de Arte de París. Su estancia durante un año en México le hizo cambiar la pintura por la escultura. Volvió a Francia y tras un viaje a Carrara (Italia), se «convierte» al mármol como medio principal, sin dejar de trabajar en terracota y bronce. Desde 1983 decide trasladarse a Italia e instala su estudio en la ciudad toscana de Pietrasanta. Destaca en su trayectoria su participación, en 1986, en la Bienal de Venecia.

El escultor ha mostrado sus enormes esculturas en varias ciudades europeas, protagonizando numerosas exposiciones e intervenciones de arte en la calle, como las Tullerías de París, en Roma, o en la plaza canary Wharf de Londres.

Con su trabajo, Mitoraj trata de recuperar el espíritu del arte de Grecia y Roma, y de los grandes maestros de la escultura del Renacimiento. Sus figuras se inspiran en la historia y en la mitología, pero interpretadas desde una perspectiva contemporánea.