Veleros y barcas de remo

Se dice que el primer artificio flotante que utilizó el hombre fue un tronco. Posteriormente los unió y formó balsas o los vació para formar piraguas. Inicialmente se dejaba llevar por las corrientes de las aguas o utilizaba sus propias manos, largas varas o remos para impulsarse.

De esta forma surgieron los grandes barcos de remo como las galeras, en las que la fuerza del hombre impulsaba el barco bajo la fuerza del látigo.

No se sabe muy bien cómo surgió el primer barco de vela pero puede que esta estuviese hecha con hojas de palmera o tejidos de junco. Ya existen indicios de la existencia de barcos de vela en el antiguo Egipto hacia el año 1300 a.C.

Se combinó el uso de la vela y el remo para obtener navíos más eficientes y así poder llegar a lugares más distantes. Después el hombre aprendió a hacer velas que permitiesen avanzar contra el viento con ángulos inferiores a 90º. Apareció la quilla y las velas triangulares que permitían mejores ángulos de navegación frente al viento.

Los chinos ya conocían el timón central y la brújula desde el siglo I, inventos que no llegaron a Europa hasta el siglo XI. Lo mismo ocurrió con los barcos de varios mástiles que no llegaron a Europa hasta el siglo XV.

Colón usó veleros de tipo carabela latina con velas únicamente de tipo latino. Las carabelas podían ser desde 2 hasta 4 mástiles. Los galeones aparecieron a mediados del siglo XVI un salto cualitativo tecnológicamente en la construcción de veleros.

A partir del siglo XVIII los barcos de vela occidentales llegaron hasta los 7 mástiles en algunos casos. En el siglo XIX los navíos medían su importancia según el armamento que podían transportar. Existían fragatas de hasta 60 cañones.

Al estallar la segunda Guerra Mundial el velero había muerto a favor del barco de vapor que era más rápido y económico. En la actualidad algunos veleros son utilizados como buque escuela, como el Juan Sebastián el Cano o el italiano Palinuro.

El velero Juan Sebastián el Cano es un bergantín goleta con casco de hierro de 4 palos con 20 velas. Tiene una eslora de 94 metros, manga de 13 metros y un motor diesel que permite alcanzar velocidades de 10 nudos. La tripulación la forman 248 marineros, 15 oficiales, 3 jefes y un capitán.