Arquitectura racionalista (1930-50)

A principios del siglo XX se inician en todo el mundo movimientos culturales que van a originar una alteración fundamental en el arte de construír. Los grandes cambios que se producen en el desarrollo social, el aumento de la población urbana, las nuevas técnicas y materiales, la cristalización de los postulados higienistas... modificarán la concepción, la estética y la función de la arquitectura. El hormigón armado, el ascensor de seguridad de Otis, la utilización del hierro y el cristal, conseguirán que "lo técnicamente viable" alcance límites insospechados.

Entonces, surge una nueva generación de arquitectos que aplican esas novedades buscando la sencillez de líneas y la sobriedad frente al recargamiento de la arquitectura historicista y regionalista de la época. Es la arquitectura racionalista, de apariencia frágil, de imagen deliberadamente lineal y simétrica, con sensación dinámica y casi carente de ornamento, lo que nos puede llegar a causar impresión de que es fácilmente substituible por otras arquitecturas nuevas.

En Vigo, la recepción de estas vanguardias racionalistas se produce con el inicio de la actividad profesional del arquitecto Francisco Castro Represas que asumió el racionalismo como manifiesto constructivo en ese momento histórico, frente a las tendencias regionalistas que primaban en la ciudad: "La arquitectura es un arte utilitario", afirma Francisco Castro Represas, el arquitecto de la vanguardia viguesa.

Otros arquitectos vigueses se incorporaron a esta vanguardia como es el caso de Jenaro de la Fuente Álvarez y Antonio Cominges Molíns. Con ellos se debe citar también la obra de otros arquitectos no nacidos en Vigo pero que trabajaron en la ciudad como Pedro Alonso Pérez, Emilio Salgado Urtiaga, Joaquín Vaquero Palacios, Romualdo de Madariaga y Luis Martínez Feduchi.

Arquitectos representativos

- Francisco Castro Represas

- Pedro Alonso Pérez

- Romualdo de Madariaga

Edificios representativos

- Real Club Náutico - Francisco Castro Represas (1944)

- Edificio Curbera - Francisco Castro Represas (1939)

- Escuela de Comercio (Empresariales) - Jenaro de la Fuente Álvarez (1944)

- Edificio Sanchón - Francisco Castro Represas (1935)