Edad de bronce

Esta época se caracteriza por la continua evolución de la tecnología metálica como así lo de muestra las hachas encontradas, puñales de bronce, y joyas de oro y plata.

Dos espectaculares hallazgos han venido a enriquecer esta sala y ambos pertenecientes cronológicamente a la edad del bronce. En primer lugar está la Cista de Atios (O Porriño), importantísimo descubrimiento de una tumba compuesta por lajas y en cuyo interior se encontró un interesante ajuar compuesto por una hoja de espada, una hoja de puñal, tres joyas que algunos autores identifican como ceñidores de pelo, dos de oro y uno de plata y por último una piedra que sería donde el muerto tendría apoyada la cabeza. Cronológicamente las podemos situar en el Bronce Inicial (1800-1000 a. C.).

El otro hallazgo viene de las afueras de nuestra ciudad, concretamente de Saiáns, consistente en 27 hachas de bronce de doble anula , que presentan la peculiaridad de no haber sido utilizadas, ya que conservan todavía los restos de la fundición, todo indica que este descubrimiento revelaría un escondrijo y no una zona de trabajo o algún tipo de asentamiento, lo cual viene a confirmar el enorme valor que se le concedía a aquel metal durante esta época. Éste depósito podemos datar-lo en el Bronce Final (1000-600 a. C.).

Otro aspecto importante en este periodo es el arte rupestre de grabados sobre roca al aire libre. A estos grabados se les llama petroglifos . Se han encontrado cerca de 30 petroglifos en Vigo distribuidos por las parroquias de Coruxo, Beade, Matamá, Beade, Comesaña, Navia, Oia, Teis, Sárdoma y Oia. En estos petroglifos predominan las combinaciones circulares, cazoletas, formas cuadrangulares y elípticas.