Basílica del Sagrado Corazón.

La Basílica del Sacré-Cœur es un célebre edificio de París (Francia), situado en lo alto de la colina Montmartre. Se trata de una basílica al Sagrado Corazón de Jesús (en francés, Sacré Cœur de Jésus). Inicialmente fue concebida como un monumento público para rendir homenaje a la memoria de los numerosos ciudadanos franceses que habían perdido la vida durante la Guerra franco-prusiana y para expiar los pecados cometidos por la comuna. Fue el arquitecto Paul Abadie quien ganó el concurso para su construcción.

La primera piedra se colocó en 1875, y aunque se completó en 1914, no se consagró hasta el fin de la Primera Guerra Mundial, en 1919. La iglesia fue construida con la participación directa del gobierno de la Tercera República, para celebrar así el inicio de un nuevo régimen, cuyas leyes constitucionales fueron votadas ese mismo año.

Aunque muy controvertido, es uno de los monumentos más visitados de París. La basílica tiene forma de cruz griega, adornada con cuatro cúpulas: el domo central, de 80 m de altura, está tocado por una linterna, formada por una columnata. En el ábside, una inmensa torre cuadrada hace las veces de campanario que guarda, entre otras, la Savoyarde, una campana de 3 m de diámetro y más de 26 t de peso, ofrecida por la diócesis de Chambéry. La cripta posee la misma disposición que la iglesia, y es una de las curiosidades de la basílica.

La arquitectura de la basílica se inspira en la arquitectura romana y bizantina e influyó en otros edificios religiosos del siglo XX, como por ejemplo la basílica de Sainte-Thérèse de Lisieux. Es posible acceder a la basílica tomando el funicular de Montmartre.

Más información: www.wikipedia.org